El chachachá es un ritmo cubano creado en los años 50 por el flautista, compositor y director de orquesta Enrique Jorrín.  Este baile fue  muy popular y de salón,  donde su ritmo vierte un acompañamiento de movimientos que al son de  las caderas y pies tomaba vida  y estilo de quien practicaba este baile.

El chachachá como todo género realmente popular no nació de la nada. Se originó como un proceso de evolución y de experimentación de Enrique Jorrín con el Danzón. Durante su juventud, lo único que Jorrín componía era música de Danzón, que al principio respetaban todos los cánones musicales propios del genero pero después, poco a poco, se iban permitiendo pequeños cambios que los acercaban cada vez más al chachachá.

A mediados del siglo XX siendo Enrique Jorrín el director de la Orquesta América, dio a conocer “La engañadora” en 1948, una canción con un nuevo tipo de melodía resultante de sus experimentos con el Danzón.   La variación consistía en un trio de cantantes que entonaban al unisonó el tema de la composición (el Danzón clásico es exclusivamente instrumental) y que le darían ese tono tan característico al nuevo género. Este estilo gusto a los que bailaban, que ahora podían improvisar mas e inventaron nuevas figuras.

Jorrín compuso otras melodías del mismo estilo, y el nombre con el que originariamente llamo a sus experimentos fue el “Neo danzón”.    Este no es un nombre muy atractivo, pero nos habla de lo que el compositor pensaba de su nueva creación.  Los grupos más importantes que lo interpretaron fueron la Orquesta Aragón, la Orquesta América, Los cariñosos y la Orquesta de Enrique Jorrín.

Los primeros ritmos de este contagioso baile, fueron:

LA ENGAÑADORA

“A Prado y Neptuno, iba una chiquita, era graciosita y en resumen colosal…. estaba gordita, muy bien formadita….”

EL TUNEL

“Toda la gente en La Habana, que le gusta manejar, cuando salen de paseo, quieren el túnel cruzar, no se por qué… y yo conozco un muchacho que maneja un maquinon, y le dice a las chiquitas…”

SILVER STAR

“Del firmamento, cayo una estrella, que entre nosotros, brillando esta, allá en el cielo, como en la tierra, por siempre brilla silver star.  El silver tiene lo que yo mas quiero, tiene una luz que alumbra…”

En los años cincuenta, el maestro de bailes de salón, Monsieur Pierre, visitó Cuba en varias ocasiones para estudiar los bailes populares de la época.   Descubrió el chachachá, lo llevó a Inglaterra y lo adaptó al estilo Ballroom.

El chachachá se baila con una actitud relajada, pícara y coqueta.   Las caderas se mueven hacia arriba y hacia abajo en cada paso.   Hoy día lo vemos con ritmos mezclados que dan sabor y vida a las fiestas y es interpretado por diferentes artistas que le dan un toque diferente pero  siempre tomando lo acorde de este género.

En versiones modernas las diferentes tendencias de adoptar el ritmo llevaron a popularizar el “Cha cha cha Slide”, canción que más se asocia con el  Willie Perry o el Sr. Slide Man.

Existen diferentes versiones de este ritmo muy divertidas, estos son algunos de los enlaces que podrán ver: